negocio online

La frustración de Otoniel Olivas en conferencia de prensa: “El Alajuelense no necesita ayuda de los árbitros”

Otoniel Olivas entró a la sala de conferencia sin hacer ruido. Su rostro reflejaba frustración y enojo: serio todo el tiempo y el ceño fruncido, una expresión facial que evidencia disgusto. “Para mí es un poco extraño venir aquí y sentarme después de una derrota porque teníamos años de no perder en casa”, empezó su intervención el técnico para explicar la dolorosa derrota 0-3 de este martes por la noche contra el Alajuelense en la final de la Copa Centroamericana, donde no era favorito en la serie, pero al menos se esperaba un mejor resultado en el partido de ida en el Estadio Independencia que estaba invicto desde el 2013.  

Puede interesarte: El Real Estelí vive un apocalipsis en la final de la Copa Centroamericana ante el Alajuelense

“El Alajuelense no necesita ayuda de los árbitros. Ese árbitro pasó 95 minutos pintando a favor del adversario. No estamos poniendo excusas. Ellos ganaron muy bien porque los errores son parte del futbol. Pero no nos gustó el arbitraje definitivamente. La jugada de Bancy (Hernández) era penalti y ahí viene su expulsión en el reclamo que hace”, manifestó Olivas  su disgusto por el trabajo del árbitro canadiense Pierre-Luc Lauziere. “Independientemente de estás situaciones del juego no podemos perder la cabeza. Es un delito quedarse con 10 jugadores y peor con la calidad de estos rivales. Nos equivocamos en muchas situaciones y esperamos seguir mejorando porque esto no queda aquí. Vamos a seguir trabajando en función de seguir evolucionando como lo hemos venido haciendo hasta ahora”, manifestó el técnico del Tren del Norte.

Dos goles, el primero y el tercero, fueron errores puntuales de los defensores. El tercero fue un tiro libre ejecutado de forma especular por Michael Barrantes, aunque dio la impresión que el arquero Douglas Forvis se cargó mucho su palo dejándole libre el otro sector de la cancha. “Se manda un análisis de los tiros libres y Michael Barrantes le pega al palo de él y si me hubiera metido el gol en mi palo, ahorita me estuvieran juzgando porque fue a mi lado. A Barrantes no lo estoy viendo porque se me paran dos marcas al frente, aparte de Harold, que lo pongo ahí para el desvió. También hay que darle méritos a Michael que le pegó arriba de la barrera. Si me la meten al lado me estuvieran juzgando, ahora lo hacen porque pasa la barrera. Somos jugadores, nos exponemos a eso, le pasa hasta a los mejores porteros y no me escondo. He pasado por mucho para estar donde estoy”, explica Forvis en la zona mixta donde salió a dar la cara ante los medios.

relaciones clientes