negocio online

Ortega expulsa de Nicaragua al Comité Internacional de la Cruz Roja

El organismo abandonó el país, lo que pone fin a la labor humanitaria que realizaba, sobre todo con personas presas políticas

Ortega expulsa de Nicaragua al Comité Internacional de la Cruz Roja

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) informó este lunes el cierre de sus oficinas en Nicaragua “por pedido de las autoridades nicaragüenses”, lo que pone fin a la labor humanitaria que realizaba la organización en el país.

“La delegación regional del CICR para México y América Central reitera su disponibilidad para reanudar su diálogo y acción humanitaria en Nicaragua”, expresó el CICR.

En 2018, el CICR fue autorizado por el régimen para abrir una misión en el país, enfocada en objetivos exclusivamente humanitarios, como visitas a presos políticos a petición de sus familiares.

“En enero de 2019 el CICR estableció una misión permanente en Managua, y en marzo de ese mismo año el CICR y el gobierno de Nicaragua formalizaron un acuerdo para visitar a personas detenidas”, afirmó la organización.

El modus operandi de las visitas del CICR era “trabajar en silencio y en confidencialidad”, como explicó en 2021 Thomas Ess, entonces jefe de la misión del CICR en Nicaragua y quien posteriormente fue expulsado del país, por lo que pocas veces se pronunciaron sobre la condición de las personas presas políticas.

Sin acceso al Chipote y con jefe de misión expulsado

En marzo de este año se conoció que, pese a que el organismo internacional tenía autorización por parte del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo de visitar a las personas privadas de libertad en los diferentes sistemas penitenciarios y cárceles del país desde 2019, desde junio de 2021 no tenían acceso para visitar a los reos que estaban en el Chipote.

Asimismo, en marzo de 2022 Thomas Ess, jefe de misión del CICR fue expulsado del país por medio de una carta, donde “el Gobierno de Nicaragua notifica que decidió retirar el beneplácito a nuestro jefe de misión” en Managua, dijo a este Diario la coordinadora de comunicaciones de la Cruz Roja para México y América Central.

Ess dijo en ese momento a este Diario que la expulsión “nos tomó por sorpresa”, que deconocían las razones y ratificaban su compromiso de continuar la labor humanitaria en Nicaragua.

Único organismo internacional que quedaba

El CICR era el único organismo internacional que había podido entrar a los diferentes centros penitenciarios y constatar la situación en que se encuentran los presos políticos de Nicaragua. Con su expulsión no queda organismo internacional que documente las condiciones en las que el régimen orteguista mantiene a los presos políticos.

Su acción, como recordaron este lunes, se ha centrado en estos años en tres grandes áreas de trabajo: apoyar a la Cruz Roja Nicaragüense; prevenir y atender consecuencias humanitarias de la privación de la libertad; y actividades de formación sobre el derecho internacional humanitario, el marco jurídico aplicable a las tareas en las que participan las fuerzas armadas y de seguridad, y el derecho internacional de los derechos humanos.

Sin embargo, la Asamblea Nacional anuló el pasado 10 de mayo la ley que creó la Cruz Roja Nicaragüense como una asociación, en represalia a las filiales que se negaron a participar en la represión contra las protestas civiles de 2018. Y ordenó confiscar sus bienes. En su lugar, el orteguismo creó una nueva Cruz Roja Nicaragüense “como ente autónomo y descentralizado adscrito al Ministerio de Salud”, es decir que ahora la Cruz Roja está en manos del Minsa.

“Como hace en más de 80 países, la labor que realiza el CICR tiene una finalidad exclusivamente humanitaria, y se apega estrictamente a los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia. A través de la acción directa y de un diálogo bilateral y confidencial con autoridades, personas afectadas por consecuencias humanitarias, y otros interlocutores clave, el CICR trabaja en la promoción de entornos respetuosos de la vida y dignidad humana”, afirmó el CICR.

relaciones clientes